Cómo quitar las manchas rápidamente

14 consejos para ayudar a un perro a llevar correa – Dogster

¿Qué es un perro reactivo a la correa? Tu simpático perro empieza a ladrar y gruñir cuando ve u oye a otro perro o cuando pasa un corredor o un coche ruidoso. Y te preguntas qué pasó. Después de todo, sin correa, está tranquilo.

La mayoría de los perros pueden ignorar las imágenes y los sonidos y darlos por sentado. Pero un perro reactivo con la correa responde a ciertos estímulos a un nivel mucho más alto que el perro promedio. Lo que hacen también sucede por el estrés al que se enfrentan. Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a controlar el comportamiento reactivo de la correa de su perro:

Primero, averigüe qué quiere hacer (por ejemplo, automóviles, personas u otros perros) y por qué. Las razones del comportamiento reactivo con la correa pueden incluir la genética, el comportamiento que fue exitoso para el perro en el pasado y la frustración con la barrera, similar a estar detrás de una cerca. Luego, elija el modo de operación e instale el programa para cambiar el comportamiento.

14 consejos para manejar un perro reactivo a la correa

Hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a controlar el comportamiento de su perro mientras tiene correa.

  1. Estar tranquilo y no atar ni tensar la cuerda.

Tu perro puede leer tu voz, tu cuerpo y tu olor. Si estás preocupado, él también está preocupado. Una correa apretada puede causar reactividad.

  1. Mantén a tu perro en casa.

Asegúrese de que no se sienta demasiado atraído por cosas, animales o personas que lo harían activo. Por lo general, esto significa mantenerlo lo suficientemente alejado de la influencia. Entonces, por ejemplo, si los perros miden 29 metros de altura pero no 30 metros de altura, manténgase al menos 30 metros de largo cuando trabaje con este asunto.

  1. Garantizar la seguridad y el equipo adecuados.

Utiliza un arnés del que tu perro no pueda escapar, como un arnés, un collar tipo Martingale o una combinación de ambos. No utilice dispositivos flexibles, como una cánula o un collar de choque.

  1. Habla con tu perro a su propio ritmo.

Mientras trabaja con sus factores desencadenantes, expóngalo lentamente a las actividades cotidianas, los ruidos, las personas y los animales que pueda controlar y ante los que no reaccione. Utilice siempre refuerzos positivos, elogios y juegos.

  1. Entrena a tu perro para que haga ciertas cosas.

Primero enséñele ciertos comportamientos sin distracciones para que su perro pueda concentrarse.

Los dos ejemplos de entrenamiento más importantes al modificar el comportamiento reactivo a la correa son «mirar» y «girar».

Enséñele el signo de la «apariencia». Además, entrena a tu perro para que te trate al azar. Enséñele a caminar con la correa floja. Estas habilidades lo ayudan a concentrarse más en usted que en el entorno. También puedes entrenar a tu perro para que mantenga su nariz en tu mano, siempre y cuando no te envíe su frustración.

Practique un giro en U de emergencia cuando diga «dar la vuelta». Entrene a su perro para que gire 180 grados con usted en la otra dirección, lejos del estímulo, el elogio y la recompensa tan pronto como usted gire.

Agregue distracciones después de que entiendan y hagan lo que quieran. Finalmente, puede usar señales cuando esté fuera de casa con su hijo.

Una ventaja adicional de esta capacitación es que su hijo tiene confianza porque sabe lo que se espera de él.

  1. No saludes a otros perros mientras estén atados.

La correa interrumpe la forma natural en que los perros se saludan con el olfato, mostrando un lenguaje que todos entienden y pueden intercambiar. Con correa, el perro no puede retroceder cuando se siente amenazado o si no quiere participar. Además, las correas se pueden doblar, incluso provocando una pelea.

  1. No recompense el comportamiento reactivo con la correa.

Si tu perro está frustrado con la correa, tiene prisa y quiere saludar a otras personas o perros, no dejes que los salude aunque sea amable mientras camina. Si tira y ladra para llegar a ellos y lo dejas hacerlo, pagas por ese comportamiento. Continuarán actuando la próxima vez que vean personas o caninos, creyendo que se les permitirá saludarlos. Y tal vez se pase del límite y no le vaya bien si se le permite saludar.

  1. Entrena a tu perro física y mentalmente antes de salir a pasear.

El ejercicio la ayuda a relajarse y descansar. Ayuda a tu perro a tener éxito.

  1. Lleve a su perro a dar un paseo durante el tiempo libre.

Por ejemplo, si está ocupado con el tráfico, trate de no conducirlo durante las horas pico o en carreteras muy transitadas. Si están interesados ​​en perros o personas, sigan las indicaciones que pueden no existir.

  1. En su lugar, mantenga la respuesta de su perro al estímulo.

Está cambiando la asociación de su perro en, es decir, una respuesta emocional, un estímulo. Quieres cambiar la forma en que tu perro se siente. Esta es una respuesta estándar. Cualquier cambio en el comportamiento, como la falta de reactividad, es el resultado de la nueva bonificación, asociación positiva y estímulo de su perro.

He aquí un ejemplo: si el factor estresante es una persona, tan pronto como su perro la vea, ofrézcale una golosina saludable, como pollo desmenuzado. Haga esto durante 20 minutos a un minuto, dependiendo de la reacción de su perro. El objetivo es que tu perro aprenda que la aparición del estrés hace que sucedan grandes cosas.

Si su perro entra por la puerta, continúe ofreciéndole el pollo, pero aléjese de él donde no lo molesten. Entonces empieza de nuevo.

  1. Agregue condicionamiento de desafío y miedo (CC&D) a su perro para alentarlo.

Cuando tu perro te da la forma en que quieres responder, disfrutas la presencia de aliento, puedes desafiar y distraer a tu perro para hacerlo feliz.

He aquí cómo: Haga planes de entrenamiento donde la motivación sea más que la distancia de su perro. Si su perro está controlando a otros perros, por ejemplo, use un ayudante con un perro que no trabaja que ignorará a su perro. Mantén la distancia de tu perro con la puerta.

Dígale al agente que mire, luego no vea. Cuando los dos se estén viendo y tu perro esté tranquilo, dale varias golosinas hasta que los dos se hayan ido. La presencia de estímulos hace aparecer un pollo feliz.

Mantenga este trabajo corto y dulce. No se exceda y estrese a su perro. Al final, tu perro debe mirarte cuando ve al otro perro, esperando que le des trozos de pollo. Esto demuestra que entienden que la apariencia de otro perro hace que parezca una gallina, y actúan incómodos para ti.

Alternativamente, puede hacer que ustedes dos y usted y su perro vigilen, sin que lo vean más de una vez.

Por supuesto, le das mucha comida cuando el otro perro está mirando y no te importa cuando el otro perro no está allí. Termine la sesión con una nota positiva.

Una vez que su perro comprenda que es bienvenido cuando aparece un perro y no está interesado, aumente la conciencia. Di alegremente «¿Dónde está el perro?» cuando aparece el perro. En las siguientes lecciones, su hijo se alegrará cuando aparezca el perro, buscando algo que le guste de usted.

Si su perro comienza a portarse mal, aléjese de donde tuvo éxito.

Durante su próxima sesión de entrenamiento, tanto como su perro pueda, camine lentamente alrededor del otro perro para que sea menos sensible al otro perro. No apresure el proceso. Su perro puede tardar semanas o meses, o más, en progresar. Cada perro es único y se mueve a su propio ritmo. Pero, si está haciendo un buen CC&D, debería ver el progreso. Mantén a tu perro en casa.

Además, después de un tiempo, pídale que comparta esto con muchos otros perros como entrenamiento experimental, así como nuevos hábitos. Esto lleva tiempo y muchas sesiones de entrenamiento.

  1. Cambia a tu perro para que haga otra cosa.

Recoge un juguete favorito que arrojas frente a tu perro y dile que lo coja. O ten cinco golosinas pequeñas y sabrosas en la mano y tíralas al suelo (él está mirando). Dile que «lo consiga». Esto también tiene la ventaja de condicionar a su perro a que algo bueno sucederá cuando aparezca un estímulo, como un perro o una persona que reacciona.

  1. Use todos los suplementos si su veterinario lo aprueba.

Muchos tipos de medicamentos pueden ayudar a reducir la ansiedad de un perro mientras está atado. Estos incluyen aceite de CBD, pastillas para adelgazar, ThunderShirt, Adaptil y Rescue Remedy.

  1. Obtenga ayuda profesional si es necesario

Si a su perro ya no le va bien, consulte a un conductista u otro conductista profesional.

Qué hacer con un perro reactivo a la correa

No castigue a su perro por sus acciones. Hacer esto empeorará las cosas porque ya está estresado y probablemente comenzará a portarse mal. Y dejarán de confiar en ti.

Además, no permita que otros interfieran con el cambio de comportamiento de su hijo. Por ejemplo, si su perro tiene miedo de las personas nuevas, no deje que la gente corra hacia él.

Si quieres hacerle la vida más difícil a tu mejor amigo, descubre por qué está trabajando con correa. Entonces puedes lidiar con el problema y mejorarlo. Y que ambos vivan una vida libre de estrés, feliz y plena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *